5 tipos de compañeros de trabajo, que son insoportables – Aléjate!

malcompaneroEl trabajo trasciende nuestra vida personal. Por supuesto!!! si la mayoría del tiempo la pasamos en nuestras oficinas, compartiendo espacios con diferentes personas, lidiando día tras día con caracteres diferentes, personalidades mas avasalladoras que otras, con el que saca la vuelta, el que llega tarde, etc. Pero sabías que existen tipos de compañeros de trabajo que terminan afectando el clima laboral.

El cahuiner@: Esta clase de personas, solo se dedica en saber lo que están haciendo los demás, ¿Viste que….? ¿Supiste que….? ¿Te enteraste…? simplemente una lata. Sobretodo si se enfocan a cuestionar la vida personal o incluso los logros que puedas alcanzar en el trabajo. ¡Entró por pituto…! ¡Es amig@ del jefe….! etc. A largo plazo, acabarán contribuyendo a generar distintos bandos dentro de la empresa, para poder sentirse respaldados a la hora de criticar a los compañeros del otro “grupillo”. El ambiente laboral que generan es tremendamente negativo para el funcionamiento general de la empresa, pues genera un clima de desconfianza.

Victimas: Que lata aquellos que se pasan el día victimizando sus actos. Seguramente, la mayoría de nosotros alguna vez hemos caído en esta situación e incluso sin darnos cuenta, pero pasarse la vida o convertirse en profesionales, es distinto. Este tipo de personas solo se enfoca en lo negativo, creen que todo se mueve en su contra, y resulta que los únicos afectados son los que comparten sus espacios.

Cabreados crónicos: Si día tras día te cruzas con un compañero de trabajo que no te devuelve el saludo, entonces ten claro que estás ante un cabreado crónico. Se destacan por no mantener relaciones con los demás, dar la sensación de estar muy ocupados desde el primer momento en el que pisan la oficina, no brindar nunca una sonrisa y alardear de sus malas formas. Estos compañeros de trabajo dejan de ser tóxicos para los demás cuando nos resignamos a asumir que su negativa actitud es consustancial a su forma de ser.

Desganados: Estos son los peores, parece que apenas se ducharan por la mañana, nunca duermen bien, siempre les duele la cabeza y, lo que es peor, siempre se sienten molestos cuando se requiere de su ayuda. No pienses ni en pedirles ayuda porque no podrán ocultar su malestar. El poco ánimo y desgano, es una de las actitudes más contagiosas y por lo tanto, puede influir directamente en el estado anímico de todo el equipo. Lo que finalmente afectará en tu desarrollo profesional.

El gritón: Sabemos que llegó desde muchos metros de distancia, no le importa contestar el teléfono frente a todos y hacerle saber a los presentes cualquier clase de conversación. Este compañero no es tan fastidioso como los anteriores nombrados, pero si que puede resultar ser un gran dolor de cabeza.

La mejor forma de manejar a estos trabajadores, es que las empresas capaciten, incentiven el trabajo en equipo, ayudarles a potenciar sus habilidades, destrezas y sobretodo para estos casos manejar el estrés. Si hasta el día de hoy te haz enfrentado a alguno de estos compañeros de trabajo que, generan un ambiente laboral hostil y estresante, NO puedes dejar que las presiones laborales te afecten y mucho menos llevarlas a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *